Antes de llegar este bistec al plato se han consumido 5000 L de agua

ternera

¡Parece imposible pero es cierto!

Según La OMS (Organización Mundial de la Salud) cada kilo de carne de ternera que consumimos en los países desarrollados necesita 15 000 L de agua antes de llegar al plato. Para calcular este consumo de agua se tienen en cuenta la parte proporcional del agua que bebe la ternera durante su vida, la cantidad de agua que necesita el campo de donde se alimenta el ganado y el agua necesaria en la granja y el matadero.

El consumo de agua de este bistec de 300 gramos es equivalente a:

  • 1250 descargas del WC de bajo consumo.
  • El consumo de agua en 38 hogares por habitante y día en un país desarrollado.
  • Poner en marcha 83 lavadoras de 5 kilos de ropa.

Mientras nosotros comemos este bistec tan apetitoso, según la Unesco, más de 700 millones de personas no tienen acceso al agua dulce y potable que les permitiría llevar una vida saludable. Además, se estima que alrededor de 2000 millones de personas no tienen acceso a servicios de saneamiento del agua, siendo las niñas y mujeres las más afectadas por este problema medioambiental.

Debido a que el agua dulce en nuestro planeta se distribuye de forma muy desigual, un tercio de la población mundial vive en situación de estrés hídrico, es decir, con insuficiente agua para su consumo. Desgraciadamente, la mayoría de estas regiones del mundo se encuentran en países en vías de desarrollo, con lo cual a la falta de agua hay que añadir la falta de servicios de saneamiento que permitan consumir agua potable y gestionar correctamente las aguas residuales del hogar, la industria o la ganadería y agricultura.

Es precisamente por este motivo por lo que el agua ocupa un lugar central en la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Tiene un papel destacado el garantizar la disponibilidad de agua potable y su gestión sostenible para todos.

La mayoría de nosotros abrimos el grifo del agua y dejamos que corra sin pensar como ha llegado a nuestro hogar, sin embargo, alrededor de 2000 millones de personas o bien no tienen grifo, o bien obtienen escasa agua de él y con unas condiciones que no permiten su consumo.  Mientras en los países desarrollados consumimos una media de 200-300 L por habitante y día en los países en vías de desarrollo, como en numerosos países africanos, su población debe contentarse con un consumo medio entre 10-20 L por habitante y día.

¿Tiene este problema medioambiental solución?

Nosotros hemos aportado nuestro pequeño grano de arena desarrollando un programa educativo escolar de concienciación medioambiental. Si quieres, puedes colaborar con la difusión de nuestras actividades educativas enlazando nuestra web o bien, si eres docente, utilizando nuestro material en tus clases.

Para más información consulta nuestro portal educativo.

¡El agua es un bien escaso que hay que saber preservar y gestionar!

Algunas actividades de nuestro programa educativo

1. Principales alteraciones en los ríos y acuíferos
Ir a la actividad

 2.  La vida de los ríos