Ambientech: Ciencias, Salud y Medio ambiente. Educación Secundaria

Buenas prácticas en arquitectura y construcción sostenible

Objetivos de buenas prácticas

Conocimiento

Dar a conocer en la escuela las acciones de buenas prácticas en medio ambiente y/o salud que se realizan en la sociedad.

Concienciación medioambiental

Aumentar la concienciación en la protección del medio ambiente en la comunidad educativa.

Estilo de vida saludable

Aumentar el interés por llevar un estilo de vida saludable en la comunidad educativa.

Vocaciones científicas

Fomentar las vocaciones científicas en medio ambiente y salud en los jóvenes.

Espacio de comunicación

Abrir un espacio de comunicación entre las entidades públicas y privadas y la escuela.

Las cubiertas de los edificios pueden servir para aprender cultivando

En el equipo interdisciplinario de Et Posem Verda lo tienen claro: la arquitectura y la construcción deben aportar soluciones que mitiguen el cambio climático, de una manera sostenible y socialmente responsable. No se puede evitar lo que ya se ha hecho, pero sí que se puede hacer mucho para que las construcciones de nuestras poblaciones sean más resilientes, que además de cumplir con sus funciones de darnos unos espacios protegidos, con los servicios que nuestra sociedad nos demanda, sean ambientalmente positivos, que mejoren nuestra salud y contribuyan a hacer que nuestro entorno sea más natural.

En la Escuela Pérez Iborra, situada en el distrito barcelonés del Eixample, así lo han hecho. Junto con la escuela, han transformado un espacio abandonado en la cubierta del edificio en un jardín con dos tipos de huertos (tradicional e hidropónico), donde todos los alumnos de 3 a 17 años pueden aprovechar los nuevos 450 m2 al aire libre, rodeados de naturaleza, cultivando y cosechando sus propias verduras, atendiendo clases de ciencias naturales “in situ”, disfrutando de un entorno tranquilo y seguro en su propia escuela.

jardin en una azotea

Pero no sólo la escuela, sus alumnos y los profesores se han beneficiado de esta nueva herramienta pedagógica: la cubierta verde, además, proporciona beneficios medioambientales a la ciudad y al propio edificio:

  • Las capas de plantas actúan como aislante térmico, mejorando la eficiencia térmica del edificio y protegiendo la capa de impermeabilización de los cambios bruscos diarios de temperatura (alargando su vida útil).
  • Al no acumularse calor en los materiales constructivos de la cubierta y por el efecto de la evotranspiración de las plantas, se reduce el efecto isla de calor.
  • El sustrato que mantiene a las plantas y las diferentes capas técnicas, retienen agua de lluvia, reduciendo la rápida escorrentía del agua pluvial, causante de la saturación de los sistemas de alcantarillado en episodios de tormenta, contribuyendo a la reducción del riesgo de inundaciones.
  • Contribuye a limpiar la atmósfera, pues las plantas captan CO2, NO2 y micropartículas del aire, además de producir O2.
  • Favorece y fomenta la biodiversidad urbana, pues con su variedad botánica, ofrece alimento y cobijo a insectos polinizadores y a las aves insectívoras que se alimentan de éstos.
  • Un espacio natural que fomenta la participación activa de los alumnos, contribuye a mejorar su concentración, a aprender mediante la práctica y a educar para una nueva generación de ciudadanos comprometidos y concienciados por el medio ambiente.

 Ahora, los alumnos de la Escuela Pérez Iborra, disfrutan de la naturaleza en el centro de un entorno urbano. Un gran valor añadido para la escuela que además nos beneficia a todos!

mosaico jardin azotea